Home

Mucho se ha debatido desde hace algunos años sobre la posibilidad de reducir o incluso eliminar a los diputados y senadores de representación proporcional, o plurinominales. Esta fue una promesa de campaña de prácticamente todos los candidatos. En el caso concreto de Enrique Peña Nieto, su propuesta fue la de reducir el número de representantes tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados.

Pienso que es interesante debatir el tema en el Congreso. Sin embargo, hasta la fecha, la mayoría de los argumentos llevan un propósito económico, meramente un “ahorro” bajo la malentendida premisa de que a ellos “nadie los escogió”. Considero qué ese argumento es débil desde su origen. A los jueces nadie los escoge, y devengan salarios incluso mas elevados que la mayoría de los legisladores. La burocracia federal se incrementó desde el año 2000 de manera drástica y a ellos tampoco nadie los escogió. Miles de maestros en México se encuentran asignados a tareas muy distintas a las tareas que un educador debe desempeñar y a ellos tampoco nadie los escogió. Los recursos destinados al servicio exterior son, en algunas representaciones excesivos, y a ellos tampoco nadie los escogió. Se puede decir que algunos legisladores no cumplen con su función de representar. Entonces, debemos reducir el número de maestros que no educan adecuadamente, o el número de policías por que no nos protegen adecuadamente? Veo difícil seguir ese camino, cuando el camino debería ser pedir y exigir cuentas al legislador, al maestro y al policía cumpla con su deber, y sancionar a quien no lo hiciera, mas no eliminar los espacios que puedan ser ocupados por ciudadanos comprometidos.

Entonces, ¿Por qué reducir el número de legisladores que en teoría son los representantes de la gente? Si bien el voto por los candidatos plurinominales no se dirige concretamente a un candidato, cuando alguien vota por su candidato a diputado uninominal, también lo hizo por el partido del mismo en la circunscripción que corresponda, justo como ocurre en muchísimos regímenes en el mundo, unos mas democráticos que otros, pero no es este un “invento Mexicano”.

Recordemos lo que Hamilton y Jay mencionaban en los documentos de “El Federalista”: Un poder ejecutivo debe ser unipersonal, mas debe tener como contrapeso a un Congreso numeroso representando al pueblo.

En un sistema de partidos como el nuestro, es importante siempre estar representados en el Congreso. Vamos a suponer que, de no existir diputados plurinominales, y con trescientos diputados de mayoría (300 distritos en el país) se llevan a cabo las elecciones y un partido gana todos los distritos por un margen no muy elevado (35% vs 33% de otro partido y 32% de otro). Merece ese 65% no quedar representado en el Congreso? (es importante destacar que hablamos del Congreso, En el caso del ejecutivo podemos discutir el tema de la segunda vuelta, sin embargo en la actualidad, las reglas estaban claras desde antes de la elección y ningún presidente desde Carlos Salinas ha sido elegido con mas del 50% de los votos). Recordemos que es así precisamente como nacen los plurinominales, como una forma de dar voz a todas las fuerzas políticas en el Congreso. Eliminarlos, meramente por un tema de ahorro sería antidemocrático.

 Por otro lado, la composición del Senado es distinta. Teniendo tres senadores por estado, (dos ganadores y la primera minoría) dando 96 representando a los estados, mas 32 elegidos por la vía de la representación proporcional, considero que la representación sí es excesiva. En primer lugar dado que la naturaleza del Senado es la de representar a los Estados, no a la gente. En segundo lugar dado que la primera minoría representa en gran parte el voto de aquellos cuyo candidato o partido no fueron elegidos. Por tanto, lo idóneo en mi opinión sería eliminar 32 escaños, ya sea los de primera minoría o los plurinominales.

 No estoy queriendo decir que aumentemos el número de legisladores. Tampoco propongo no reducir ninguno. Lo que propongo es debatir el tema, tomar en cuenta la representación de cada uno, el trabajo que se debe desempeñar, y sí, ver y evaluar la calidad del trabajo legislativo, mas no basar la decisión en un argumento solamente como es el del ahorro, dado qué hay áreas en las cuales se puede ahorrar mucho mas sin mermar la representación que los ciudadanos debemos tener.

 -Sixto Duarte

@sixtoduarte    sixto.duarte@gmail.com

El autor es Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez y Maestro en Derecho (LLM) por la Universidad de Georgetown.

Anuncios

2 pensamientos en “La representación proporcional, ¿Debemos eliminarla?

  1. Me parece que das en el clavo al traer a colacion puntos mas importantes como el alto numero de maestros que no estan dedicados al gis, a esos si hay que buscar reducirlos. Lo dificil sera convencer de hacer eso posible al cancer ese llamado sindicato. En cuanto a los tan mencionados -ultimamente- plurinominales habria quizas que verificar si el numero de diputados es necesario y si a nosotros como pueblo nos conviene estar manteniendo a ese tipo de funcoinarios. Creo que lo que tendria que cambiar es la imposicion de candidatos para que sea verdaderamente el pueblo quien eliga a quien legislara por ellos, y no votar exclusivamente por los candidatos que los partidos eligen, que hay que mencionar lo hacen pobremente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s